Prevenir y eliminar las algas en la piscina.

 

Las algas enturbian el agua de la piscina, dándole un tono verde o marrón, su presencia facilita la aparición de bacterias y otros organismos que pueden llegar a ser perjudiciales para la salud. Para disfrutar de una agua limpia y cristalina, se debe mantener la piscina libre de algas.

 

1. Prevenir la proliferación de algas.

Las algas pueden aparecer en la piscina con la lluvia, la caída de hojas, la tierra o cualquier otro tipo de transmisión. Lo podemos mantener bajo control con unas sencillas precauciones.

El foco más importante para la aparición de algas son los residuos. Es muy importante que mantengas limpios el fondo y las paredes de la piscina, las cestas del skimmer y la bomba. Un limpiafondos automático puede ser muy útil para evitar que la suciedad se deposite en el fondo.

Un cepillo para limpiar el fondo y las paredes al menos una vez a la semana. Así eliminarás las algas y esporas adheridas a la superficie de la piscina.

Es importante mantener los niveles de pH y cloro en los valores óptimos.

El valor del pH es muy importante. Si se está por encima o por debajo de 7,2 y 7,6, el cloro pierde efectividad y no será capaz de eliminar las algas y esporas.

El sistema de filtrado debe funcionar como mínimo 8 horas al día, para asegurar una buena depuración. Se debe limpiar periódicamente el filtro, siempre que detectes que la presión aumenta, para eliminar las algas que se van depositando el él.

Mucha atención a las piscinas que se encuentran en zonas con el clima muy caluroso, ya que las algas proliferan más rápidamente en aguas templadas.

2. Eliminar las algas.

Si a pesar de la precaución siguen apareciendo, hay que realizar un tratamiento de choque para su eliminación:

1.Debes frotar las paredes y el suelo de la piscina para desprender la mayor cantidad posible de algas adheridas. Así el tratamiento será más efectivo. Una vez limpia, comprueba que el pH del agua esta dentro de los parámetros adecuados (7,2 – 7,6).

2.Los filtros tienen que estar limpios para tener una máxima filtración y después añade un tratamiento de choque con cloro. Este tratamiento consiste en echar una dosis de cloro superior a la habitual para eliminar completamente todas las algas presentes en la piscina. Te aconsejamos que leas las instrucciones del fabricante para calcular la cantidad correcta en función del volumen de tu piscina.

3.Cuando el cloro esté en el agua, haz funcionar la bomba durante un mínimo de 24 horas, haciendo un retrolavado del filtro si la presión aumenta. Pasado este tiempo, si aún hay restos de algas, habrá que repetir el tratamiento hasta su completa eliminación. Si quedan restos, éstas volverán a reproducirse y el agua volverá a quedar verde.

4.Cuando el agua esté cristalina y limpia, espera a que el nivel de cloro descienda y ya está lista para disfrutar de un baño.

 

Fuente: Revista tuandco.